VENTAS al +5411 7078 0571

¿Es segura la firma electrónica?

En los últimos tiempos, debido a las innovaciones tecnológicas, el mundo está viviendo un proceso de transformación digital, que empezó a acelerarse a partir de la pandemia. Y como todo cambio genera incertidumbre, mucha gente se hace preguntas. Entre otras, si la firma electrónica puede falsificarse. La respuesta no deja dudas: es casi imposible.

Las empresas que brindan este servicio garantizan la seguridad de la firma electrónica. Habría que hacer magia para falsificar la identidad del firmante, porque ésta puede verificarse a través de su correo electrónico, teléfono celular, contraseña, información personal, sus códigos de acceso y claves. 


Métodos para verificar la identidad
 

Un mecanismo inviolable es la criptografía asimétrica, porque utiliza una clave pública y otra privada, y permite cifrar mensajes con técnicas de hash, lo cual asegura la confidencialidad en el intercambio de información. 

Por otra parte, la biometría ofrece la posibilidad de aplicar un sistema que verifica la identidad del firmante en sólo tres pasos. Primero, capturando los datos de su DNI. Segundo, validando que la imagen de su rostro corresponda a una persona real. Tercero, corroborando que su imagen coincida con la del DNI.

 

Registro electrónico y certificados de finalización 

El registro electrónico muestra el historial de acciones, por lo que puede seguirse la pista auditable y así, probarse cuándo y desde dónde se firmó el documento.

Además, existen los certificados de finalización, que guardan la imagen de la firma, las marcas temporales y la dirección IP del firmante.

 

¿Tiene validez jurídica esta herramienta digital?

Ésta es otra pregunta que muchos se hacen. Y como la anterior, tiene una respuesta positiva: hace más de 20 años que los países que integran la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Internacional (CNUDMI), establecieron la «Ley de Firmas Electrónicas». Aproximadamente, el mismo tiempo que lleva vigente la legislación en Latinoamérica. Por ejemplo, en la Argentina, la ley 25.506 del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, se sancionó en el año 2001.

Para mayor seguridad jurídica, el Ministerio del Interior y la Secretaría de Innovación Pública de nuestro país, desarrollaron el Sistema de Identidad Digital (SID), una plataforma que puede integrarse a la de Contractia, que valida la identidad a distancia y en tiempo real con el Renaper mediante factores de autenticación biométrica y fotografía del DNI.